Frecuencias

El sonido es vibración transmitida a través de las moléculas del aire, estas vibraciones no solamente penetran al sistema nervioso a través de los oídos, sino que impactan a nuestro cuerpo a través de la piel, generando una resonancia vibratoria en nuestro cuerpo. Esta resonancia, a pesar de ser sutil, tiene un impacto en los procesos internos de nuestro organismo. Diferentes frecuencias de sonido tienen diferentes efectos terapéuticos específicos La curación usando frecuencias de sonido existe desde hace siglos para promover el bienestar de la mente y el cuerpo, las frecuencias curativas se utilizan en la medicina holística y oriental para tratar toda una serie de dolencias, desde la ansiedad y la depresión hasta los dolores menstruales y el insomnio. Mientras que el sonido y las frecuencias se utilizan para impactar en la salud humana de varias maneras, hay frecuencias específicas que se consideran en la medicina alternativa como particularmente curativas para el cuerpo humano. Además de los tonos isocronicos, binaurales y frecuencias Solfeggio, Aloha ofrece otras frecuencias que poseen propiedades terapéuticas, entre ellas es hayan las siguientes:

Esta frecuencia estimula la circulación sanguínea, y la regeneración celular. La sangre se compone principalmente de agua, el agua es un medio que absorbe bien las vibraciones y por lo tanto es fácilmente influenciada por esta frecuencia de vibración, de esta manera se genera un efecto benéfico en el corazón, las arterias, las venas y el sistema de circulación capilar.

Esta frecuencia ayuda en la perdida de peso al potenciar los procesos catabólicos de las células de grasa ayudando a su metabolización y conversión en energía utilizable por el organismo.

La frecuencia 304 Hz tiene la capacidad de ayudar a relajar los músculos, ayudando a mejorar las cefaleas tensionales (dolor de cabeza generado por tensiones musculares) y las tensiones musculares dolorosas en todo el cuerpo.